Reflexión: La casa de Juan
Juan era un hombre muy trabajador. Había pasado los últimos 30 años de su vida trabajando arduamente para una empresa constructora y estaba emocionado porque en solo tres meses por fin iba a jubilarse.
Un día, su jefe lo llamó.
Entusiasmado, se dirigió a su oficina pensando que iba a felicitarlo por tantos años de trabajo.
-Jefe, ¿mandó usted a llamarme? (Dijo Juan).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *