Hoy son muchas las personas que sueñan con convertirse en su propio jefe, y decirle adiós a un trabajo en el que no tienen perspectivas de crecimiento, o que directamente los frustra. Pero por supuesto, tomar esa decisión no es fácil, sobre todo a medida que crecemos y asumimos más responsabilidades, como el pago de una hipoteca o la educación de los hijos.

La mejor opción es trabajar en el arranque del negocio mientras todavía tienes un empleo, y sin tener que renunciar a una fuente de ingresos fija. Hay muchos pasos que puedes dar en el “mientras tanto”, con un plan que te permita a avanzar de manera ordenada y a paso firme. Y siempre con la ética y el respeto que merece tu empleador actual.

Ten en cuenta que, si todo marcha bien, en algún momento el negocio va a demandar el 100% de tu tiempo y vas a tener que tomar una decisión. Pero hasta entonces, estas son las acciones que tienes que tomar.

#1 Identifica un dolor de mercado

Si bien la frustración puede ser el principal motivo por el que quieres dejar tu trabajo, es un error pensar en dedicarte solo a lo que te gusta. Por supuesto que es un factor importante para la motivación, pero para el éxito del negocio es fundamental unir tu pasión con un dolor específico de mercado. Porque de lo contrario, aunque ofrezcas el mejor producto o servicio, no vas a encontrar demanda ni clientes. Y sin ingresos, tu proyecto va a ser parte de esa estadística del 80% de nuevos negocios que cierra antes de cumplir los dos primeros años de operación.

#2 Arma un plan de negocios

Como hemos dicho muchas veces en este blog, no basta con tener una buena idea y mucho entusiasmo. Hace falta un mapa, una guía paso a paso de qué tenemos que hacer cada día, con objetivos específicos y resultados medibles. Y sobre todo, una radiografía clara sobre qué necesidad de mercado vamos a atender, quiénes van a ser los clientes y cuáles son sus características principales, en qué se diferencia nuestra propuesta de valor, quiénes son nuestros competidores y cuál será la inversión necesaria. Si no sabes por dónde empezar, toma un curso o investiga cuáles son las incubadoras de negocios que operan en tu área.

#3 Asegúrate de que no vas a tener problemas con tu empleador actual

Los grandes corporativos suelen incluir en sus contratos laborales reglas claras sobre competencia profesional, conflictos de intereses y confidencialidad de datos. Y si estás pensando en aprovechar tu experiencia laboral, o los contactos que construiste a lo largo de los años con una base grande de clientes, tienes que asegurarte de que no vas a caer en alguna falta que provoque tu despido. Incluso si trabajas en una empresa mediana o pequeña sin este tipo de protección legal, hay cuestiones éticas que deberías tener en cuenta, sobre todo si tienes una buena relación con los dueños.

#4 Define si vas a necesitar un socio

El primer reto de quien emprende mientras todavía tiene un trabajo es el tiempo. Porque si tienes que estar en una oficina desde las nueve de la mañana hasta las seis de la tarde (y a veces, incluso más tarde), va a ser difícil que hagas las primeras pruebas de producto, o te reúnas con clientes potenciales. También está el tema de la inversión inicial, no solo para la compra de insumos o equipo, sino para financiar los primeros meses de la operación. Emprender con un socio es siempre más recomendable, porque puede aportar otra visión, conocimientos, habilidades y contactos. Pero no tomes esta decisión a la ligera, y busca a alguien que comparta tu misma visión y objetivos de vida, no solo metas económicas.

#5 Haz las primeras pruebas

No esperes a haber renunciado a tu trabajo para lanzar tu producto al mercado, o hacer las primeras presentaciones ante clientes potenciales. Enfrenta la realidad cuanto antes, con prototipos o simplemente con conversaciones con personas que conozcan bien cómo funciona tu segmento. Un error común entre los emprendedores novatos es quedarse en la etapa de la intuición sobre los comportamientos de compra de su audiencia, las estrategias de la competencia o cómo funcionan los canales de comercialización.

#6 Tómate las cosas en serio

No trates a tu negocio como si fuera un hobby, porque entonces no va a funcionar, o va a tomar demasiado tiempo en despegar. Trabaja en tus habilidades para gestionar el tiempo y dedícale horarios fijos, después del trabajo o durante los fines de semana. Sí, vas a tener que sacrificar salidas, viajes o tiempo con tu familia. Pero es una mejor opción que dar el salto al vacío y empezar un negocio desde cero sin tener ingresos fijos, sobre todo si no cuentas con el apoyo económico de una pareja o de tu familia.

#7 Reduce al máximo los gastos fijos

Al principio, invierte en lo realmente importante: el producto, la propuesta de valor, y los canales de comercialización y atención al cliente. No vas a necesitar oficinas, ni una secretaria, ni el desarrollo de un e-commerce propio (para eso están los marketplaces). Incorpora el modelo de lean startup y arranca con un producto mínimo viable, y subcontrata actividades esenciales como el armado de la página Web o el manejo de las redes sociales. Mantén los gastos fijos al mínimo, y revísalos cuando ya estés generando ventas.

#8 Asegura los primeros ingresos

Lo ideal es que esos primeros ingresos cubran los gastos fijos en un plazo de, por ejemplo, un año. Esto puede lograrse a partir de una demanda constante a través de una tienda en línea, o de clientes que contraten tus servicios a cambio de un pago mensual o una membresía. Analiza este punto con detenimiento en tu plan de negocios y determina cuál es la opción más conveniente.

#9 Empieza a formar tus redes de apoyo

Por último, y siempre teniendo en cuenta los conflictos de interés con tu empleador actual, empieza a participar en actividades que te permitan armar una buena base de datos de clientes, proveedores, expertos y colaboradores. E incluso de otros emprendedores, con los que puedas compartir experiencias. Investiga qué eventos presenciales y virtuales se realizan en tu comunidad. O cuáles son las cámaras empresariales donde podrías ampliar tu red de contactos. También sé activo en redes sociales profesionales como LinkedIn.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

  • Por qué el 2021 podría ser el mejor año para emprender
  • Consejos para emprender en tiempos de Covid-19
  • 5 claves para emprender con amigos, prevenir y solucionar conflictos

Contenido recomendado:

  • Conoce las novedades en Redes sociales para este 2021
  • ¿Cómo cambiar nuestro proceso de planeación durante la pandemia?
  • 5 errores comunes al definir tus precios, ¡evítalos!

La entrada Guía paso a paso para iniciar un negocio antes de dejar tu trabajo aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *