El Fondo de Solvencia está pensado para la supervivencia de las empresas. Tanto las grandes corporaciones como las pequeñas y medianas empresas son fundamentales para el tejido productivo del país. Con el fin de que se mantengan activas, se ha creado este Fondo de Solvencia.

Se trata de una medida aprobada por el Consejo de Ministros y está dotada con 10.000 millones de euros. El objetivo, como hemos adelantado, es mantener las empresas de nuestro país activa, evitando que tengan que cerrar.

Quién puede acceder a la ayuda

Para poder acceder a esta ayuda, la empresa debe tener una estrategia y un plan de negocio claro. Para poder optar a ella, el empresario deberá realizar los siguientes trámites.

En primer lugar, se debe realizar una solicitud a este apoyo público temporal con cargo al Fondo de Solvencia. El formulario de solicitud se puede descargar directamente en la página web del SEPI.

A continuación, es necesario presentar una declaración responsable en la que se demuestre que la persona no tiene ninguna prohibición para solicitar la prestación.

También es necesario aportar un plan de viabilidad en el que se recojan las previsiones de negocio, así como  la situación financiera de la empresa. En ella es preciso mostrar el medio y el largo plazo. Además, en este plan se deben incluir los objetivos de la empresa desde el punto de vista cuantificable para poder evaluarlos.

El empresario también ha de realizar otra declaración responsable. Esta vez en la que se especifiquen las pérdidas ya acumuladas o las previstas en el negocio, ya que serán a principal razón por la que se debe reforzar la solvencia y se recurre a esta ayuda. De igual manera, se deben incluir cuáles son las opciones de refuerzo financiero de la empresa, junto a un plan de viabilidad y el uso que se hará de los fondos recibidos. Es decir, los motivos por los que se solicita el fondo y el destino que se le dará.

Certificados de la empresa

También es preciso presentan los certificados correspondientes a 31 de diciembre de 2019 de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social, en los que se demuestre que se está al día en loa pagos,

Otra de las declaraciones responsables que debe realizar la empresa es sobre las medidas públicas de las que se haya beneficiado en la última década, incluyendo la cuantía y el órgano que otorgó la subvención.

También se ha de incluir el C.I.F., una copia de la escritura de constitución de la empresa, así como de las escrituras en la que figure la composición societaria actual y de los demás órganos sociales. Además, los certificados sobre los acuerdos adoptados por el órgano de administración y se entregarán los estatutos sociales vigentes, el reglamento del Consejo y, en su caso, pactos o acuerdos de los socios.

En último lugar, las cuentas anuales y el informe de gestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *