“El contenido es el rey“ dijo Bill Gates en 1996, mucho tiempo antes de saber que era YouTube, las redes sociales e incluso los blogs y los e-mails. Sin embargo, más de 20 años después nos estamos dando cuenta que tenía razón. Y mucha.

Hoy ya sabemos qué es el contenido. Está alrededor nuestro, está por todo internet e incluso fuera: en las calles, las televisiones, las marquesinas.  De hecho es tan así que casi estamos saturados de tanto contenido y tanta información.

Como siempre, lo importante es destacar en la jungla que es el mercado, y una muy buena manera de hacerlo (y muy efectiva también), es el contenido visual.

Aquí te explicaremos qué es, qué importancia tiene y porqué deberías estar ya integrando el marketing visual (o video marketing) a la estrategia de tu empresa.

¿Marketing visual? ¿Qué es eso?

 

Es justo sentar las bases primero. Quizás no sepas que es el marketing visual o, lo que es más probable, sabes qué es pero no como se llama, ni para qué sirve.

Si tienes televisión, un ordenador o cualquier pantalla (algo a lo que es casi imposible escaparle hoy en día), seguramente te habrás topado con un video o un producto audiovisual que formaba parte de una estrategia de marketing visual.

No hablamos necesariamente de un video publicitario de esos que vemos en las pausas en la televisión. Gracias a la tecnología y la gran cantidad de recursos de los que disponemos hoy en día, pueden ser de muchas maneras distintas.

Históricamente se limitaban a ser literalmente anuncios de productos o marcas nuevas, y algunas siguen siendo así. Sin embargo, donde reside lo interesante del marketing visual es que es una manera muy efectiva de presentar no sólo un producto, sino también la identidad de una marca, las sensaciones que nos produce o un estilo de vida.

¿Por qué Video Marketing y no de otro tipo?

Vamos despejando dudas. No son opuestos. El video marketing es una herramienta más, que se complementa con otros formatos para generar una estrategia de marketing completa. Generalmente las empresas emplean todas las herramientas disponibles a la hora de estudiar y planificar sus estrategias. Cuantos más mejor, pero no siempre todos los formatos nos sirven.

Las ventajas que tiene el vídeo marketing:

  • Inmediatez: en una época donde se quiere todo en el momento y de la manera más fácil posible, el video es un gran aliado: llama y atrae la atención, es sencillo y, sobre todo, rápido.
  • Versatilidad: ya sea que tu red social de mayor importancia sea Tik Tok, Instagram o Facebook, el video se adapta a todas las redes de manera orgánica.
  • Llegada: cada vez son más las horas que los usuarios pasan viendo videos. Actualmente son casi 8 horas mensuales, y el número sigue subiendo. Hay un gran número de potenciales clientes a los que llegar a través del video marketing.
  • Engagement: El contenido audiovisual es una manera extraordinaria de poder conectar con los clientes. Puedes presentar de manera clara la marca, los productos, la filosofía detrás de todo. Algo que con la digitalización de las empresas y el auge de las redes sociales se ha vuelto un elemento clave.
  • Visitas y ratios: el 87% de las empresas que han utilizado video marketing dicen que les ha ayudado a aumentar las visitas a su sitio web y un 80% afirman que directamente ha aumentado sus ventas.
  • Síntesis: los videos son una gran manera para resumir y expresar texto escrito de otra manera. Ya sea apoyado con infografías o simplemente texto, el video puede describir en poco tiempo algo que escrito se tardaría el doble. Con la ayuda de herramientas para transcribir audio a texto online, podemos ver cuánto tiempo se puede tardar en leer un texto e intentar mejorarlo en un video.

No todo es fantástico sin embargo. Sabemos que hay algunas pegas. Entre sus desventajas encontramos:

  • Tiempo: los videos no se hacen solos. Detrás hay mucho trabajo y mucho tiempo que dedicarle. Aunque dure apenas unos minutos, puede haber días, semanas e incluso meses de trabajo planificándolo.
  • Dinero: Todos los móviles tienen cámara que puede grabar, pero si lo que quieres es un buen producto audiovisual que añada valor a tu producto, debes invertir en hacerlo bien. Edición, audio, video, guión, fotografía…hay muchos elementos detrás de cada video.
  • Ayuda profesional: Esto viene de la mano con lo anterior. Salvo que seas un talento natural, tendrás que pedir ayuda. Puedes contratar una de las tantas productoras audiovisuales en el mercado. Hay muchos profesionales muy buenos que no sólo pueden hacer el trabajo, sino también asesorarte y aportar ideas.

Está en cada uno y en su estrategia y planes de marketing valorar si realmente vale la pena o no. Los números, sin embargo, indican que a pesar de la inversión inicial, si se hace bien, puede ser muy rentable.

¿Cómo y dónde integrar el video marketing?

Por suerte, o por desgracia, existen miles de sitios web y redes sociales en los que emplazar nuestros videos o imágenes. Dependiendo de lo que aspiremos y que queramos conseguir, es más conveniente una plataforma o un tipo de contenido que otro.

En nuestro sitio web

Es quizás lo más lógico. Si hacemos un buen contenido, queremos que esté a la vista y que se nos identifique con el. Sin embargo es mejor no abusar. Un video en una página web puede suponer un peso que ralentiza la carga y hacer nuestra página poco eficiente. Lo vídeos pueden ir:

  • En la landing page → si el video expresa directamente lo que queremos enseñar de forma clara y concisa.
  • En la página “Sobre nosotros” → si el video presenta la empresa, la filosofía, el modo de trabajar, etc.
  • En la página de los productos → si presenta los productos de forma original, explicativa y atractiva.

En YouTube

El segundo paso más lógico es subir el video a  nuestro canal de YouTube. Al fin y al cabo, es al sitio donde vamos si queremos ver un video y como nosotros otros 2000 millones de usuarios al mes.

En este caso lo ideal es adaptar el contenido a la plataforma. Los más populares son los videos de alrededor de 3 minutos. Pueden ser simplemente ilustrativos, podemos incitar a la interacción o incluso hacer un tutorial que sirva como contenido para la marca.

En Facebook

Si bien está lejos de su esplendor inicial, sigue siendo la red social con mayor número de usuarios registrados.  Además, si bien menos del 5% del contenido es video, hay 5 veces más posibilidades de que la gente vea tu contenido si está en formato audiovisual. Hay un campo aún sin explorar y que puede dar muy buenos resultados.

Es aún más recomendable subir los videos directamente a través de la plataforma de Facebook, ya sea como video o como historia. De esta manera, no solo se notará un aumento de reproducciones, sino que el mismo algoritmo se encarga de darle prioridad frente a otros contenidos.

En Instagram

Instagram es a día de hoy la red social por excelencia para empresas. Si bien no está del todo separada de Facebook (tienen un mando único para publicaciones y publicidad, por ejemplo), su público y contenido es único.

Si lo que queremos es engagement e interacción, Instagram es la red social que debemos elegir. Ya sea como publicación, en IGTV, como historia o, el más reciente, reel, podemos publicar contenido audiovisual de muchas maneras y en muchos formatos distintos.

Pequeñas historias o reels diarios ayudan a estar presentes en el algoritmo y en la memoria de nuestro público. Todo esto en un formato de menos de 20 segundos, que no requiere mucha inversión ni trabajo detrás.

En Tik Tok

Mucha gente aún no sabe qué es ni cómo funciona, pero si tu público es la generación Z (entre 15 y 25 años), debes tener en cuenta sin lugar a dudas Tik Tok. Es un terreno aún sin explorar para empresas, pero con un potencial enorme de público joven.

Las tecnologías avanzan, el público joven se mueve con las tendencias y no quieres quedarte fuera. Tik Tok ha sido de las apps más descargadas y con más visualizaciones del año, y sus números se incrementan día a día.

Los jóvenes son el público más difícil de captar, pero a través de Tik Tok tienes una manera original, directa y rápida de llegar a ellos y captar su atención.

Hoy en día encontramos dispositivos que reproducen videos en, literalmente, todas partes. Desde una marquesina hasta las pantallas de los transportes públicos ¿Por qué no aprovecharlo?

Si quieres que tu producto llegue a la mayor cantidad de gente, debes sin duda añadir elementos visuales y visual marketing a tu estrategia. Ya sea planteándola como elemento principal, o como complemento a otros.

Los números hablan por sí solos,  si estudias bien el mercado, inviertes bien tu dinero y pides ayuda a profesionales, es muy probable que te de muy buenos resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *