Durante la pandemia del COVID-19, la opción de crear nuevas empresas parece estar al alcance de pocas pymes y autónomos. Son muchas las preguntas que surgen a la hora de buscar nuevas oportunidades de negocio. Sin embargo, una de las elecciones que pymes y autónomos deben tener en cuenta es el comercio internacional de servicios.

Antes de que el coronavirus diera lugar a la crisis existente, el comercio internacional de servicios aumentaba su cuota en comparación al comercio de bienes (2,8%) frente al 1,8% del último. El Comité de Reflexión sobre Internacionalización, del Club de Exportadores Inversores, al observar estos números, ha decidido lanzar un consejo a las pymes de nuestro país: que arriesguen por este negocio en busca de la competitividad.

Razones para apostar por el comercio internacional de servicios

En primer lugar, en la actualidad la ayuda de bienes físicos es difícil. Hay un mayor número de trámites en aduanas, las fronteras se encuentras cerradas y muchas actividades logísticas y medios de transportes están en suspenso. Poder comercializar el conocimiento a través de servicios online, se trata de una idea más prudente y viable con la situación actual en la que nos vemos inmersos.

Los datos arrojan que entre el año 2005 y el 2018 el valor nominal del comercio universal pasó de los 2,6 billones de dólares a los 5,7 billones de dólares. Según datos prestados por la Organización Mundial de Comercio, esto se ve traducido a una media al año de 6,5%. Por otro lado, el comercio de bienes sufrió un aumento del 5,6% y se prevé que para el año 2040 la participación de los servicios en el comercio mundial aumente un 50% más.

A nivel geográfico, los sitios en los que este modelo de comercio ha experimentado un mayor crecimiento es en la Unión Europea, Norteamérica o Australia. Estas tres zonas suponen dos tercios de las exportaciones de servicios. No obstante, también hay que tener en cuenta el gran potencial de otros países como India, China o Brasil que abarcan más de la mitad de los intercambios comerciales que se realizan entre países.

La ocasión de vender a través de canales digitales se une a las cifras favorables del sector y comodidades para su comercialización. Así es posible transferir este tipo de servicios aunque los trabajadores estén teletrabajando desde su hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *