El pasado 1 de junio se celebró la IV edición de los Premios Influencers, una cita ineludible con las más grandes personalidades de la sociedad española llena de momentos divertidos y emocionantes.

Un año más, la revista Influencers celebra una nueva entrega de sus premios más influyentes. Esta vez, el lugar elegido para la convocatoria fue la Masía de José Luis, una histórica finca en el madrileño barrio de Puerta del Ángel a la que acudieron grandes figuras de todos los sectores de la sociedad a pesar de que, un año más, hicieran acto de presencia las fuertes lluvias en la capital, todo un clásico para los galardones de la cabecera.

Nada más empezar la velada, Ainhoa Arteta, una de las premiadas de esta edición, hacía acto de presencia envuelta en una preciosa capa que servía de complemento a su natural elegancia. Poco a poco fueron llegando el resto de los invitados, que pasaron por el photocall antes del comienzo de una gala que, una vez más, no habría sido posible sin el apoyo incondicional de sus más que fieles patrocinadores: Hyundai y El Corte Inglés.

Con la caída del atardecer sobre el río Manzanares comenzaron a llegar multitud de rostros conocidos. Entre los invitados: Judith Obaya y Beatriz Jarrín, fieles como cada años a los eventos de la cabecera, Cipri Quintas, David Arranz, Emilio Salinas, Goyo González, que acudió con su hijo, el actor e influencer de redes sociales Mateo Luqué, Goyo Jiménez, Sara Escudero, José Carlos Díez, José Luis Abajo “Pirri”, la periodista afgana Khadija Amin, Laura Gallego, Luis Mottola, Martín Barreriro, Míchel González, Sara Hurtado y Vital Villarrubia, entre muchos otros que no quisieron perderse una nueva cita con los más influyentes.

Tras su paso por el concurrido photocall, un exquisito cóctel a cargo de la Masía dio comienzo a la gala de entrega de premios en estricto orden alfabético pues, para la cabecera, no existen categorías superiores ni inferiores en la entrega a la sociedad, un orden que fue alabado por Santiago Posteguillo que, último en recoger el premio, ilustró de manera magistral cómo fueron los orígenes históricos de esta justa costumbre.

La primera galardonada fue entonces Ainhoa Arteta, la tolosarra que acaba de superar una grave enfermedad que le dejó sin voz y que se emocionó al oír las palabras de la galerista María Porto, cuando reconoció que, en los últimos días de la enfermedad de su padre, fue una obra cantada por la soprano por excelencia la que le llenaba el alma, un pequeño gran ejemplo de la verdadera influencia que cambia la vida de las personas y la hace un poco mejor.

Acto seguido, Polo Satrústegui, director general de Hyundai Motor España, fue el encargado de entregar el galardón a Enrique Cerezo, una de las personalidades más influyentes del país, no solo en el deporte, sino también en las artes, porque como decía la célebre frase latina: deporte y cultura siempre han de ir de la mano. Un humanista del siglo XXI que está detrás de uno de los clubes más importantes de España, como presidente del Club Atlético de Madrid y como propietario, es su faceta quizás más desconocida, de más de un 70% de los títulos del cine español, disponibles en su plataforma de vídeo bajo demanda FlixOlé, lo que lo sitúa como líder indiscutible del sector cinematográfico en nuestro país.

A continuación, vivimos uno de los momentos más emotivos de la noche cuando Sandra Sánchez, considerada la mejor karateca femenina de la historia en kata, que se retiró el pasado año, tal y como declaró en nuestra portada, pasó el testigo de su premio a su amiga y compañera Lydia Valentín, campeona olímpica en halterofilia, fundiéndose en un cálido abrazo que trascendió a la audiencia.

Tras esto, Marta Insausti, la motera que lo dejó todo y dio la vuelta al mundo, le entregó el premio a otra mujer que, como ella, dejaron su vida y aquello que no les hacía felices cuando les alcanzó la enfermedad: cáncer, para ayudar a los demás con su fortaleza y sus acciones. Hablamos de Lola Manterola, creadora de Fundación CRIS Contra el Cáncer, que alentó a la audiencia a que “todos podemos luchar contra la enfermedad”.

La nota de humor vino de la mano de otro giputxi, Martín Berasategui, que, ante sorpresa de los presentes, reconoció que su firma es en realidad la de su padre, hecha suya fielmente a la original por sus falsificaciones en una etapa escolar, algo menos brillante que la que ostenta hoy “con garrote”, excelencia y una humildad que caló entre los asistentes. Le entregó el premio otra guipuzcoana con mucho arte, la actriz Nerea Garmendia, que confesó su amor incondicional por el chef de las doce estrellas Michelin vistiendo como una de sus creaciones: ‘calamar a la llama con brioche de gambas’, una versión textil que desató los vítores de la audiencia.

El empresario Tomás González Caballero fue el encargado de entregar el premio al coronel Pedro Baños. El leonés, que se ha convertido en rostro habitual de la televisión analizando para la sociedad de a pie asuntos de defensa y estrategia de los que es experto, alabó que fuera para un militar el reconocimiento, pues “somos los grandes desconocidos” que trabajan “por la patria”.

Ya superado el ecuador de la gala, José Yélamo, el mítico periodista y presentador gaditano que actualmente conduce LaSexta Xplica en las noches de la sexta cadena, hizo entrega del premio a su amigo y compañero de profesión –y de tierras andaluzas–, Roberto Leal, el presentador portada de Influencers que nos ha traído algunos de los momentos más emocionantes de la televisión en los últimos tiempos, sevillista de corazón, no sin antes sacar las risas de la audiencia haciendo memoria de los inicios, difíciles para todos: “Hace veinte años, Roberto estaba mucho peor que ahora”, bromeó.

Y entre tanto guipuzcoano, la bilbaína Espido Freire llegó alabando la capacidad literaria del último premiado. Santiago Posteguillo, con la oratoria que caracteriza a un excelente escritor, autor de bestsellers históricos basados en la antigua Roma como el último, Roma soy yo, respondió a los que le preguntan por qué no escribe sobre la era actual, o sí: “Mi última obra va sobre un senador corrupto que va a ser juzgado, pero los jueces no son independientes, y va sobre la lucha sobre el poder, entonces pensé si en algún momento tengo que escribir sobre la actualidad”.

La gala finalizó y una segunda parte del cóctel amenizada por DJ Hennessy puso el broche de oro a una velada que estuvo cargada de risas y emoción con la que la cabecera celebra seis años de vida e influencia positiva. ¡Por muchos más!

The post Así fue la IV edición de los Premios Influencers appeared first on Blog Club del Emprendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.