¿Qué sería de nuestro negocio sin el flujo de efectivo? Sin ese dinero disponible en la cuenta del banco o en la caja chica de la empresa, con el que podemos pagar la nómina, los servicios y los gastos cotidianos (como el taxi o las comidas), pocas serían las probabilidades de seguir adelante con las operaciones.

Es en momentos de crisis cuando terminamos de entender la importancia de este indicador fundamental de la salud financiera de un negocio. Por eso, si tu actividad ha sufrido una caída drástica en las ventas durante las últimas semanas, hoy queremos compartirte cinco consejos para administrar mejor el flujo de efectivo. Como explican los expertos, la clave está en adelantar ingresos y postergar pagos.

#1. Haz un diagnóstico del flujo de efectivo para los próximos tres meses

Aunque todavía no sabemos cuándo podremos volver a nuestras actividades normales, los expertos aconsejan trabajar en planes de contingencia para el siguiente trimestre. Según el giro de tu negocio y tu modelo de ingresos, identifica las facturas por cobrar, los pagos recurrentes por servicios o los ingresos estimados por las ventas a clientes finales.

Con la ayuda de un Sistema de Administración Empresarial, que te permita hacer reportes en tiempo real, considera primero los gastos fijos, como la renta del local, las quincenas de los empleados o la conexión a Internet. Luego analiza los gastos variables y asociados a la evolución de la producción y las ventas de la empresa, como la materia prima, la energía eléctrica o las comisiones de los vendedores. Es ahí donde tendrás la oportunidad de hacer los mayores ajustes.

#2. Renegocia con tus proveedores

Esto incluye a los servicios de telefonía e Internet, de seguridad, a quienes le compras los insumos o productos finales de tu tienda, y al dueño del local que rentas. Y por supuesto, a los proveedores de servicios financieros, como cuentas bancarias y tarjetas de crédito. ¿Podrían extenderte el plazo de pago por dos o cuatro semanas? ¿O quizá permitirte abonar en mensualidades la cuota anual de la tarjeta corporativa? ¿Hay algún plan especial de las compañías de servicios para apoyar con descuentos a las pequeñas y medianas empresas ante la contingencia? ¿El gobierno local ha anunciado prórrogas para el pago de impuestos?

Si no tienes noticias de este tipo, comunícate primero con tus proveedores más grandes, que tienen mayores espaldas financieras y margen de acción para ofrecer ayuda. Además, antes de firmar algún acuerdo asegúrate de que vas a ser capaz de cumplir con tus nuevos compromisos (no se trata solo de demorar pagos).

#3. Haz más eficiente el proceso de cobro

Cuando los ingresos son altos, no importa si un cliente se retrasa en un pago. Pero en estos momentos, debemos ser más cuidadosos que nunca con el cronograma acordado para el abono de facturas pendientes, o la acreditación de las ventas a través de tarjetas de crédito o el marketplace con el que hacemos envíos en línea.

Envía recordatorios amables sobre las condiciones acordadas en caso de retrasos en los pagos, mantén la comunicación abierta con tus consumidores, está al pendiente de su situación y sé transparente en cuanto a tus posibilidades reales de ofrecer algún tipo de ayuda. Sé proactivo, privilegia la relación a largo plazo con tus clientes más importantes y no esperes a que la situación se salga de control.

#4. Toma decisiones difíciles a tiempo

Lo último que quiere hacer un emprendedor es despedir personal, sobre todo en momentos tan difíciles. Después de todo, nuestros colaboradores son nuestro activo más valioso, y también hay relaciones personales y de cariño en juego. Pero también es cierto que si el negocio desaparece, entonces no habrá posibilidades de mantener un solo puesto de trabajo.

Para evitar despedir personal, y de acuerdo a la situación de la empresa, considera alternativas intermedias, como la reducción de jornadas laborales y salarios, de comisiones y beneficios. Lo más importante es tener una comunicación honesta con tu equipo, contarle cuál es la situación real de la empresa, cuáles son los riesgos que se corren y cómo podrán salir adelante solo con la colaboración de todos.

#5. Investiga si puedes obtener algún tipo de crédito o apoyo especial para Pymes

A medida que transcurren las semanas de la cuarentena, los gobiernos nacionales, estatales y municipales están anunciando más programas para la supervivencia de los negocios más pequeños. Busca noticias en los medios de comunicación, la cámara empresarial a la que perteneces o entre tus conocidos, y en caso de encontrar alguna opción investiga muy bien cuáles son las condiciones.

En el caso de los préstamos, es importante analizar los requisitos para acceder al beneficio pero especialmente las condiciones de devolución de los fondos (como plazos y tasas de interés). Además, analiza con tu contador cuál sería el uso ideal que podría darse a esa dinero “fresco”, como el pago de deudas y créditos pendientes, nómina o gastos operativos para que el negocio siga funcionando y generando ingresos.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

La entrada 5 consejos para administrar el flujo de efectivo en medio de una crisis aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *