Mientras trabajamos todos los días para sacar adelante nuestros negocios, hay una estrategia que no podemos dejar de lado: la innovación constante. Aún ante un escenario de incertidumbre, o incluso de ventas a la baja, es vital ponerse a trabajar para descubrir nuevas necesidades entre nuestros clientes, y atenderlas con una propuesta de valor fortalecida o renovada.

¿Pero cómo lograrlo, cuando tenemos más problemas que atender que nunca y no nos alcanzan las horas del día para terminar con todos los pendientes? ¿Cómo enfocarnos en la innovación mientras tratamos de coordinar el trabajo a distancia de los empleados, de cobrar facturas que fueron emitidas hace meses o de sostener los ingresos? ¿Cómo sumar a nuestro equipo al esfuerzo por la innovación, cuando puede sentirse inseguro y desmotivado? Como explican los expertos, recurriendo a cinco capacidades que tenemos todos los seres humanos, y que hoy se vuelven más necesarias que nunca.

Clave #1. La comunicación

Innovar significa, ante todo, solucionar los problemas de siempre de una manera diferente (mejor, más económica o más rápida). Y las empresas que logran hacerlo, son aquellas en las que las conversaciones fluyen, no solo entre la jerarquía sino a todos los niveles. ¿Porqué quiénes van a saber más sobre las quejas o los problemas de los clientes que el personal del call center o de recepción, que habla con ellos y los escucha todos los días? En momentos de crisis, los empleados suelen encerrarse y arriesgar menos, ante el temor de cometer un error y ser despedidos. Como dueño del negocio, evita estas actitudes con una política de comunicación abierta, en la que todos se sientan invitados a pasar por tu oficina o enviarte un email con sus comentarios y propuestas.

Clave #2. El trabajo en equipo

Otra condición para promover la innovación en tiempos de incertidumbre es que en la empresa todos se sientan importantes y valorados, y que entiendan perfectamente cuál es el aporte que hacen todos los días para el crecimiento del negocio. El problema es que, en general, proponer mejoras o cambios es considerado una responsabilidad de los dueños y de los directores, ya que “están mejor preparados”, “tienen más experiencia” o simplemente “ganan más dinero”. Sobre todo en culturas de trabajo tan verticalistas como la latinoamericana. Analiza con objetividad cuál es el nivel de cooperación que existe entre los trabajadores de tu empresa, determina cuáles son los factores que la están complicando, y analiza junto al equipo de recursos humanos qué se puede hacer para cambiar la situación.

Clave #3. El compromiso

La incertidumbre está asociada con sentimientos de miedo e inseguridad porque no solo no sabemos qué puede suceder, sino que quizá comprobamos que la manera en la que hacíamos las cosas, o las herramientas que usábamos, ya no funcionan. Y entonces la única opción es buscar nuevas ideas y reiventarse, y qué mejor que hacerlo entre todos. Por supuesto, esto requiere una actitud de humildad y cooperación por parte del jefe del negocio.

Y también de una estrategia de recursos humanos en la que la gente tenga la seguridad de que va a ser compensada por sus aportaciones, pero también entienda que los compromisos significan responsabilidades. Si logras que tu equipo trabaje de esa manera, lo habrás preparado para saber adaptarse no solo a esta crisis, sino a todas las que sucedan en el futuro. Y para animarse a convertir cada problema una oportunidad.

Clave #4. La empatía

Una empresa está hecha, ante todo, de personas. Y las personas tenemos diferentes historias, educación, experiencias, actitudes y puntos de vista ante los problemas. Abrazar esas diferencias genera un clima de empatía, compasión y mayor entendimiento, que no solo promueve un mejor clima laboral, sino que también amplía las oportunidades para encontrar nuevas soluciones y alternativas para mejorar productos y servicios. Pero cuidado, porque la empatía es una capacidad que debe ser ejercitada todos los días, y no solo declarada en los eventos de la empresa o en las estrategias de comunicación interna. Todo empieza, una vez más, por el jefe y su compromiso con el bienestar y la motivación de sus empleados.

Clave #5. La creatividad

Por último, la reinvención de productos o servicios, procesos y empresas enteras necesita de la creatividad. Esta capacidad resulta imprescindible para reaccionar ante la incertidumbre, y ajustarse rápidamente a las nuevas demandas del mercado. Como explican los expertos, ser creativo no significa inventar el hilo negro, o ser el próximo Steve Jobs o Jeff Bezos. Ser creativo es, ante todo, unir puntos o datos como nadie lo había hecho antes, con el objetivo de dar un nuevo valor agregado a un grupo determinado de consumidores. Por eso, las personas más creativas son las que más libros leen o las que más películas ven, ya que acceden a más información o elementos que pueden ser conectados. Es el caso de escritores que encuentran inspiración en la música, o de diseñadores de moda que pueden desarrollar toda una colección alrededor del tema de una novela.

Síguenos en Facebook

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

La entrada 5 claves para innovar en tiempos de incertidumbre aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *