Los mejores emprendedores son creativos. Lo son cuando trabajan en un modelo de negocios, y encuentran nuevas maneras para solucionar un problema. Lo son cuando logran sacar su producto al mercado, a veces con muy pocos recursos. O cuando desarrollan nuevos canales para comunicarse con sus clientes potenciales.

El problema de la creatividad es que, a veces, se agota. Sobre todo cuando nos absorbe la operación diaria del negocio, y no queda espacio en la agenda para hacer un break y pensar en nuevas ideas. O en momentos de dificultad económica, como el actual, cuando nos sentimos presionados por los resultados. Y la cuestión más importante es que, a largo plazo, la falta de innovación puede poner en serio peligro al negocio. ¿Qué hacer entonces para salir de esta trampa?

En primer lugar, comprender que el secreto de la creatividad está en la consistencia. Qué depende más del orden y de la rutina, que de la inspiración o la genialidad. Y luego, incorporar una serie de prácticas diarias que nos van a ayudar a conectar con nuestro lado más creativo. ¿Arrancamos?

#1. Planificar el día

Es muy difícil ser creativo cuando no tienes una idea clara de cuáles son los objetivos que tienes que alcanzar en el día o en la semana. Así que el primer paso para poder recuperar la creatividad es enfocarse, y poner un límite a la cantidad de cosas que queremos finalizar. Nada peor que arrancar la jornada de trabajo y perder minutos preciosos decidiendo qué llamadas tenemos que hacer, o qué pagos debemos completar. Manejar una agenda es el paso más importante para eliminar ese ruido en la mente, liberarse del estrés y reservar tiempo para las tareas más creativas.

#2. Mantener rutinas

En principio, nada parece estar más lejos de la creatividad que la rutina. Pero los hábitos son muy efectivos para aprovechar el tiempo al máximo, avanzar de manera más decidida con los proyectos, y no permitir que las redes sociales o los correos electrónicos nos distraigan de lo que estamos haciendo. Al igual que manejar una agenda, las rutinas nos liberan de la angustia de tener que tomar decisiones continuamente, y nos dejan tiempo para lo realmente importante: las ideas.

#3. Buscar inspiración en otras áreas o disciplinas

Los emprendedores más exitosos son curiosos, y nunca quieren dejar de aprender. Por eso no se limitan a los temas o los expertos que tienen que ver con el giro de su negocio, sino que leen, tocan algún instrumento musical, viajan, tomas fotografías y generalmente encuentran nuevas ideas para renovar o hacer crecer el negocio cuando no están trabajando. De hecho, el famoso empresario Richard Branson recomienda llevar siempre una libreta, para que cuando aparezca una nueva información o fuente de inspiración, podamos registrar cada detalle.

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

  • 7 libros recomendados sobre creatividad e innovación
  • Cómo descubrir y alimentar tu creatividad
  • 5 tips para la creatividad del emprendedor

Contenido recomendado:

  • 5 rutinas para separar el trabajo en la empresa de la vida personal
  • 10 preguntas para confirmar que tu negocio sigue siendo viable
  • 6 acciones para medir la atención al cliente en una tienda en línea

La entrada 3 pasos para recuperar tu creatividad aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *