ComercioElectronicoEl avance de lo digital en todos los aspectos de la vida de los consumidores significa para los emprendedores una obligación: repensar sus modelos de negocios. No se trata solo de vender por Internet o de incorporar las redes sociales a la estrategia de marketing, sino de una transformación que abarca además la producción, la operación y administración, y la forma en la que las marcas se comunican con sus clientes.

Como explican los expertos, para dar ese salto las empresas necesitan adoptar un modelo digital, que les permita incorporar y aprovechar al máximo la tecnología para 1) generar mayor valor agregado para sus clientes, socios y proveedores, 2) ser más productivas, 3) aumentar su rentabilidad.

Al final, las preguntas que debemos hacernos son las mismas que cuando abrimos una tienda física, o prestamos un servicio de manera presencial: ¿qué dolor de mercado voy a atender?, ¿cómo es mi cliente ideal?, ¿cuál va a ser la ventaja de mi propuesta frente a la competencia?, ¿cómo voy a generar ingresos?, ¿cuáles van a ser los canales de promoción y distribución?, ¿cómo puedo mantener los costos bajo control y ser más eficiente?

Con esas respuestas, entonces estarás listo para definir cuál es el modelo de negocios digital que más te conviene según tu giro, tamaño de la empresa y etapa de crecimiento.

#1. Modelo “peer to peer”

Esta opción permite la comercialización directa de productos y servicios “de pares a pares”, o de cliente a comprador, sin la necesidad de terceros (como un distribuidor) o usando la tecnología como plataforma de intermediación.

Un ejemplo claro son las empresas que deciden vender a través de un marketplace como Mercado Libre o Amazon, con un costo mucho más bajo que si tuvieran que abrir su propio sitio de e-commerce y sin las complicaciones logísticas. Para el consumidor, las ventajas son el menor precio, descuentos o pagos sin intereses, y el acceso a la opinión de otros usuarios sobre productos y proveedores. Otras plataformas útiles y que aplican las mismas reglas de este modelo son PayPal y Airbnb.

#2. Modelo freemium

Este concepto (que mezcla las palabras free y premium) ofrece al cliente la posibilidad de acceder a un producto o servicios de manera gratuita en su versión más sencilla, o durante un período limitado. La idea es que el usuario, convencido de las ventajas de la propuesta, termine pagando por la versión más robusta.

Es el caso de las plataformas de administración empresarial o nómina que ofrecen períodos gratuitos de prueba durante dos meses para que los emprendedores puedan probarlas y hacer más eficiente su operación. Otros ejemplos de ello son Netflix, Spotify y LinkedIn. Si das talleres presenciales y quieres empezar a dar Webinars mensuales, esta podría ser una buena alternativa para ti.

#3. Modelo de suscripciones

Esta es una opción para una etapa más avanzada, cuando una marca ya está bien posicionada en su segmento objetivo de mercado, tiene una audiencia considerable y un buen nivel de engagement. Y el paso siguiente y natural de un modelo freemium.

Además de los ya mencionados ejemplos de Netflix o Spotify, están los grupos profesionales de networking o las asociaciones de emprendedores que funcionan a través de Internet, y que a cambio de una cuota mensual permiten acceder a contenidos digitales, capacitaciones virtuales y contactos valiosos. O las empresas que envían a sus clientes paquetes o kits de diferentes de libros, café orgánico o productos de belleza.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

La entrada Tres modelos de negocios digitales para transformar el negocio aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *