La crisis sanitaria del Covid-19 ha provocado una crisis económica sin precedentes en la economía mundial. Las empresas han tenido que adaptarse a la nueva situación y poner en marcha nuevas metodologías de trabajo, solicitar financiación, tomar decisiones difíciles como realizar despidos, etc. Dependiendo del tipo de empresa, su tamaño o su actividad han tenido un mayor o menor impacto en su salud financiera, en su estructura o en su pérdida de facturación. Las pequeñas y medianas empresas y los profesionales autónomos lo han tenido más difícil por su falta de músculo financiero. No es lo mismo que una multinacional de 500 empleados tenga que cerrar durante dos meses que lo haga una pequeña empresa familiar de tres trabajadores. El colchón económico de una y de otra están a años luz.

Intraemprendimiento en pequeñas y grandes empresas

Sin embargo, hay estrategias que ambas, aunque en diferente escala, pueden poner en marcha. Las crisis pueden traer nuevas oportunidades, y este fin han de perseguirlo pequeñas y grandes corporaciones. El intraemprendimiento es un valor empresarial que debe perseguirse, pero más aún en momentos como el que vivimos. Un intraemprendedor es una persona que interesa tener en cualquier empresa por su espíritu y formas de trabajar. Son personas curiosas, trabajadoras, implicadas, resolutivas, ingeniosas, creativas, ¿quién no quiere alguien así en su empresa? Y lo mejor, es que el fin que persiguen es lanzar algo novedoso pero dentro de la misma empresa. Un emprendedor pasional dentro de una compañía, dispuesto a crear algo nuevo para encontrar diferentes nichos de mercado o áreas de negocio.

Los intraemprendedores son personas con mucho talento, y la idea es que desarrollan sus ideas sin tener que abandonar la estabilidad que ofrece una gran empresa. Por ello, los empresarios deben poner todos sus esfuerzos en que esta figura no abandone la compañía.

De hecho, es recomendable que se ofrezca un entorno de alta motivación para que trabajen con ahínco. de esta manera, la innovación surgirá más fácilmente y esas nuevas ideas que se persiguen se convertirán en nuevas líneas de negocio competitivas que permitan el crecimiento empresarial.

El intraemprendimiento se posiciona como una salida ideal para la empresas en esta crisis. Los intraemprendedores tienen en sus manos la posibilidad de innovar en un momento de incertidumbre, donde a pesar de la crisis hay muchas oportunidades por alcanzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *