Aunque el término intraemprendimiento se acuñó en 1985 es ahora cuando está cogiendo más fuerza y relevancia. El intraemprendimiento nació del empresario Gifford Pinchot, según exponen en Cepyme News, como una actividad emprendedora dentro de una organización con el fin de crear nuevas iniciativas innovadoras para que el modelo de negocio evolucione o se cree uno nuevo.

Intraemprendimiento es rentabilidad

Actualmente hay muchas empresas que apuestan con el intraemprendimiento para evolucionar o abrir nuevos nichos de mercado. Es una manera de rentabilizar el modelo de negocio de una empresa matriz y sacar partido de ella, lanzando nuevas áreas. Un ejemplo sencillo y actual de intraemprendimiento es Google cuando lanzó Gmail. el objetivo era la innovación, y el 20% del horario de los trabajadores de Google empezó a invertirse en desarrollar este proyecto propio. Hoy en día nos puede parecer mentira vivir sin Gmail. Netflix es otro ejemplo de intraemprendimeinto. se fundo en 1998 y previamente lo rechazó Blockbuster. Hoy día Netflix es una de las compañías de entretenimiento líderes a nivel mundial.

Apostar por el intraemprendimiento es apostar por la empresa. Es confiar en en un proyecto y expandirlo. No es fácil, pero dedicar parte de los recursos de la empresa a innovar dentro de la propia compañía es optimizar eficiencia y rentabilidad. Sacar el máximo partido a la propia empresa mediante acciones intraemprendedoras a la larga es más beneficioso y con una logística más sencilla.

Ventajas del intraemprendimiento

Además, dedicar tiempo y recursos dentro de la empresa al también conocido como emprendimiento corporativo trae consigo otra serie de ventajas. Entre las más destacadas encontramos:

  • Aumento de la eficiencia y la eficacia. No solo porque apostando desde la propia matriz se consiguen nuevos proyectos o áreas con los mismos recursos, sino porque los propios sistemas o procesos se optimizan. Por tanto, la empresa será más eficiente y eficaz.
  • Fomento del espíritu emprendedor. Los trabajadores se implican y desarrollan su parte más emprendedora. Esto convierte a los trabajadores es competentes, están más motivados y comprometidos con la empresa.
  • Ampliar horizontes. Puede suponer un crecimiento de la empresa dentro del sector o abriendo nuevos nichos.
  • Compañerismo y equipo. Estos proyectos favorecen las relaciones entre directivos y trabajadores y entre áreas o departamentos. La implicación de todos genera un mejor ambiente d e trabajo y un sentimiento de pertenencia a un grupo.
  • Modernización. Se acaba con todo lo obsoleto y se busca una empresa innovadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *