El ambiente laboral se caracteriza generalmente por una alta competitividad entre las personas que trabajan en una empresa. Esta competitividad puede ser muy positiva cuando genera que las personas se esfuercen más y logren un crecimiento laboral, en lo personal y en sus equipos de trabajo. Sin embargo, cuando la competitividad se vuelve tóxica puede tener consecuencias graves para los

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *