Cuando se forma una sociedad es importante valorar con quién se pone en marcha. La relación entre los socios puede cambiar, al igual que cualquier tipo de relación. Pero en el ámbito laboral es fácil que haya discrepancias a la hora de tomar ciertas decisiones, criterios distintos sobre cómo levar una empresa, etc. Todo ello, además de influir en lo personal, afecta directamente a lo profesional. Un enfrentamiento entre socios puede ralentizar negocios, perder oportunidades, etc. Por ello, es muy recomendable pensar bien con quién montas una sociedad. Aunque, llegado el caso, es posible expulsar o despedir a un socio de la compañía.  A continuación te explicamos cómo hacerlo de forma legal.

Cómo despedir a un socio

Si te encuentras en esta tesitura, lo primero que debes hacer es ir a la Ley de Sociedades de Capital (LSC). Según explican en anteo.es, sí se puede despedir a un socio, pero deben existir causas justificadas y amparadas. Éstas deben estar  descritas en la propia ley (LSC) o dictadas en los Estatutos Sociales de la empresa.

La LSC contempla tres posibles causas para poder expulsar a un socio de la empresa:

  • Cuando el socio incumple de forma voluntaria la obligación de realizar alguna de las prestaciones a las que estaba comprometido por escrito. En este sentido puede ser avalar un crédito bancario, o negarse a asesorar de manera profesional a la empresa.
  • También la LSC expone que el socio también que el socio que ostente el cargo de administrador de la sociedad se produce cuando este infringe la prohibición de competencia. Es decir, cuando esta labor sea incompatible con el cargo que desempeña en otra empresa del sector. En este caso, también podrá ser despedido.
  • En tercer lugar, si el socio administrador haya sido condenado en un juicio, puede causar daños a la pyme. Por tanto, al reconocerlos como actos contrarios a la Ley de Sociedades de Capital, puede estimarse que no han sido hechos que debieran haber tenido la celeridad debida, se consideraría un motivo válido.

Expulsión de la empresa

Una vez se ha podido demostrar que se cumple con algunos de los requisitos o motivos fijados por ley, es posible expulsar al socio mediante una Junta General. En ella se hace una votación para expulsar al socio que se quiera. Esta votación no es secreta, y se conocerán los pros y contras.

Si el socio del que se quiere prescindir cuenta con, al menos, el 25% de la participación en la sociedad, el acuerdo de la Junta General requiere que la mayoría de votos represente al menos dos tercios de la participación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *