En tiempos de crisis y cambios acelerados, las redes de apoyo se vuelven fundamentales para la supervivencia de los negocios. En ellas, los emprendedores pueden encontrar información útil, consejos, acceso a apoyos económicos y hasta soporte emocional. Es el caso de las cámaras empresariales, las asociaciones de emprendedores y los grupos de networking.

Pero quizá no tengas acceso a una red de este tipo desde tu comunidad, o simplemente no estés interesado en ninguna de las que existen actualmente. ¿Por qué no entonces formar una red propia para emprendedores como tú, en la que encuentres las herramientas que necesitas en estos momentos? ¿Por qué no acercarte a otros que estén atravesando por los mismos retos y dificultades, y así poder analizar en conjunto la salida más adecuada? Estos son los pasos que deberías seguir para lograrlo.

Paso #1. Identifica a los primeros integrantes de la red

No hace falta que sean más de cinco a 10 personas. Lo más importante es que sean emprendedores con los que compartas las mismas preocupaciones, necesidades, valores y visión. Y claro, el compromiso para formar esta nueva comunidad, en la que prevalezcan los intereses comunes y la vocación por ayudar.

Paso #2. Dale al grupo una identidad clara

El siguiente paso es pensar en un nombre y en una imagen que llame la atención y de un mensaje positivo no solo a los miembros actuales de la red, sino a potenciales interesados en integrarse a ella. Ese nombre debe estar conectado con el propósito principal del grupo, como por ejemplo “crecimiento” o “innovación”.

Paso #3. Establece canales virtuales de comunicación

Mientras siga la pandemia, siempre será más aconsejable comunicarse a distancia. La buena noticia es que la tecnología nos permite hacerlo de una manera efectiva e incluso gratuita, a través de aplicaciones como Skype, Zoom o WhatsApp. Hasta las redes sociales pueden resultar útiles en este caso, por ejemplo los grupos privados de LinkedIn. Recuerda que es importanta mantener la regularidad en la comunicación, para poder estar atentos a las necesidades de cada integrante y compartir información útil.

Paso #4. Busca nuevas maneras de colaborar

Con el aislamiento social y el golpe a la economía, los hábitos de consumo ha cambiado drásticamente. Y para las empresas, esto representa una oportunidad para diseñar nuevas propuestas de valor, y nada mejor que las redes de apoyo para encontrarlas. Por ejemplo, si una compañía tiene una flotilla de automóviles o motocicletas que no está utilizando al 100%, puede ofrecerla a otros intregrantes de la red para hacer entregas a domicilio. O si en el grupo hay expertos en ecommerce, ¿por qué no pensar en una plataforma para vender por Internet productos locales, u ofrecer los servicios de expertos en temas de negocios?

Paso #5. Conecta la red con otros ecosistemas

Iniciar conversaciones con grupos de emprendedores de otras ciudades, o incluso países, no solo puede fortalecer la base de conocimientos de la red, sino abrir oportunidades para hacer negocios en otros mercados e iniciar una expansión internacional. Esa es una de las ventajas más grandes de la tecnología, y que pueden aprovechar las redes de apoyo bien constituidas y con una misión clara.

Para más información que te ayude a hacer crecer tu negocio, ¡síguenos en Facebook!

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

  • 10 consejos sobre el dinero para jóvenes emprendedores
  • 5 lecciones que deja la contingencia por Coronavirus a los emprendedores
  • 9 podcasts para emprendedores en español que recomendamos

Contenido recomendado:

  • Cómo mejorar tu capacidad de adaptación al cambio
  • 5 ideas para aumentar el engagement de tus compradores en línea
  • Consejos para emprender en tiempos de Covid-19

 

La entrada Cómo formar redes de apoyo con otros emprendedores aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *