El ritmo de vida y trabajo actual ha conllevado a toda clase de problemas de salud que, paradójicamente, terminan afectando nuestra capacidad productiva, pues trabajar más no significa trabajar mejor.
Uno de tus activos más valiosos como emprendedor es tu propia salud. Cuando tu corazón, tu mente y tu cuerpo están sanos, puedes aportarle mucho más a tu empresa.
Si quieres mejorar tu salud y ser

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.