Mientras trabajan en nuevas estrategias para fortalecer a sus empresas tras el impacto de la cuarentena, los emprendedores se enfocan en dos objetivos: estirar el presupuesto y aumentar la rentabilidad. Se trata de dos tareas básicas para mantener la operación, y asegurar la supervivencia de negocios de todo tamaño.

¿Pero cómo lograrlo, en medio de un mercado deprimido, una competencia feroz y cuando muchas empresas tienen problemas de flujo de efectivo? Aquí te compartimos los cuatro consejos más importantes de los expertos.

1. Corta los gastos no estratégicos

Más allá de cuál sea la situación de tu empresa, es el momento de ajustar el cinturón y eliminar las salidas de dinero que no aportan nada a la generación de ingresos y utilidades. Así que toma el presupuesto anual y revisa cada rubro. Y sí, prepárate para tomar decisiones difíciles. Lo más fácil es suprimir gastos que pueden resultar superfluos, como suscripciones a medios de comunicación, comidas fuera de la oficina o la membresía a una cámara empresarial. Lo más complicado es cuando hay que aplicar recortes en el personal, pero si por ejemplo hay vendedores que no están alcanzando sus metas, no hay alternativa.

2. Siéntate a negociar con tus proveedores y bancos

Todas las empresas están atravesando momentos complicados y lo último que quieren tus proveedores es perder clientes. Así que contáctalos y pregúntales si están ofreciendo descuentos o nuevos planes de pago para la compra de insumos o servicios, o algún tipo de crédito. Por supuesto, cuanto mayor sea tu volumen de compra y, sobre todo, tu reputación como comprador, mayores serán los beneficios que estarán a tu alcance. Antes de firmar un nuevo acuerdo, haz bien los números y asegúrate de que no estás comprometiendo los ingresos futuros de la compañía (por ejemplo, con un préstamo bancario con altas tasas de interés).

3. Acelera el proceso de facturación y cobro

Uno de los errores más comunes entre las pequeñas y medianas empresas es demorar la emisión de facturas y descuidar el seguimiento para el cobro, lo que provoca que al final tengan muchos problemas con el flujo de efectivo. La primera pregunta que tienes que hacerte es si cuentas con una plataforma de facturación adecuada, que sea eficiente, segura y se mantenga actualizada según las últimas disposiciones del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Luego, tienes que revisar el proceso de cobro, invertir en una buena plataforma de administración empresarial y hacer que los vendedores se involucren también en la comunicación con los clientes. Como dicen los especialistas, “una venta no está cerrada hasta que está pagada”.

4. Aumenta los precios

Sí, leíste bien: aumenta los precios. Si tienes un buen producto o servicio, si realmente estás ayudando a tus clientes a cumplir sus objetivos personales o de negocios, y si tienes una audiencia fiel, podrás hacerlo y así asegurar una mayor utilidad. Por supuesto, hace falta ejecutar un plan inteligente, para que un incremento del 10 o del 20% suene razonable. En general, es recomendable mantener los precios entre ese 20% de clientes que significan el 80% de los ingresos de la empresa. Y subirlos para aquellos consumidores que aportan ingresos marginales, y que incluso provocan muchos problemas y hasta pérdidas.

 

Quizá también te interese…

Contenido relacionado:

Contenido recomendado:

 

 

La entrada 4 consejos para estirar el presupuesto y aumentar tu rentabilidad aparece primero en Mi Propio Jefe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *